Subtalamotomía para tratar la enfermedad de Parkinson

​Con el paso del tiempo, el control de las manifestaciones motoras de muchos pacientes con Enfermedad de Parkinson son difícilmente controlables solo con medicación. Como consecuencia, la aparición o exacerbación de síntomas motores, entre los que destaca el temblor, conlleva una merma muy significativa de su calidad de vida. Algunos de estos pacientes pueden beneficiarse de la cirugía, sin embargo, actualmente, podríamos estar ante una nueva alternativa eficaz, poco invasiva y de efectos inmediatos para todos ellos: los ultrasonidos focalizados de alta intensidad o HIFU, por sus siglas en inglés. 

Lo explica el neurólogo Dr. Raúl Martínez Fernández, investigador del Centro Integral de Neurociencias AC HM CINAC.


Hace poco más de dos años que HM CINAC implantaba el HIFU para el manejo del temblor esencial y del temblor en la enfermedad de Parkinson. De esta forma, España se convertía en el segundo país europeo, solo después de Suiza, en instaurar esta técnica aplicada a las enfermedades neurológicas. Desde entonces, unos 60 pacientes han sido tratados en el hospital madrileño con esta técnica y los resultados, afirman sus responsables, son excelentes. Hoy, HM CINAC es ya uno de los centros con mayor número de casos realizados en todo el mundo.  


Como apunta el Dr. Raúl Martínez, "el HIFU se presenta como una nueva alternativa terapéutica eficaz y segura para pacientes que no están bien controlados con los tratamientos actualmente disponibles". De hecho, subraya, en muchos pacientes afectos de enfermedad de enfermedad de Parkinson, el control adecuado únicamente con fármacos se vuelve difícil a medida que la enfermedad progresa.


Al tratarse de una técnica de aplicación reciente, señala, "su indicación no está, todavía, claramente definida". No obstante, afirma, "cualquier paciente con clínica motora evidentemente asimétrica que no se controla bien con medicación es candidato al HIFU".  Y es que el HIFU, en el momento actual, es un tratamiento que se aplica solo unilateralmente.

 

¿En qué consiste la Subtalamotomía con Hifu?

El HIFU es un procedimiento no estrictamente quirúrgico, aunque sí requiere de una preparación específica del paciente. De un lado, subraya el Dr. Raúl Martínez, "debe dejar de tomar su medicación para la enfermedad de Parkinson al menos 12 horas antes". Además, hay que raparle el pelo al cero. Por otro lado, añade, "el paciente tiene que estar mentalizado ya que, aunque no se trata de una intervención quirúrgica, el procedimiento precisa estar hasta 4 horas inmovilizado y con la cabeza fijada a una especie de casco que sería el transductor de ultrasonido". Durante las dos primeras horas, el paciente está medio sedado, mientras que el resto de la intervención permanece despierto y colaborador.

Esto puede hacer que el procedimiento no sea "cómodo", sin embargo, "en general, todos los pacientes lo toleran, sobre todo cuando empiezan a ver la mejoría clínica" y es que los resultados son inmediatos. Son los pacientes muy frágiles, generalmente de edad avanzada, o aquellos en los que la técnica se prolonga más de las 4 horas quienes tienen más dificultades para aguantar. En estos casos, es especialmente importante el apoyo continuo que el equipo presta al paciente para que el procedimiento le resulte lo más cómodo y menos cansado posible.

 

Una intervención segura

Si bien en cualquier intervención médica puede haber complicaciones, en el caso del HIFU, al no tratarse de cirugía, el riesgo de hemorragias o infecciones, dos de las complicaciones potencialmente más graves, desaparece. Con respecto a otros efectos secundarios, apunta el Dr. Martínez, "los estudios demuestran que estos son poco frecuentes".

 

Resultados de la Subtalamotomía

En el manejo del temblor esencial, "la evidencia de mejoría y seguridad en la literatura médica con el HIFU es muy sólida". En el del temblor asociado a la enfermedad de Parkinson, por su parte, "ya hay varios estudios que demuestran su eficacia". Además, cuando se analiza la eficacia sobre otros síntomas motores de la enfermedad, como rigidez, lentitud o alteración de la marcha, HM CINAC ya ha aportado los primeros datos con resultados muy prometedores, subraya el Dr. Martínez.

En cuanto al mantenimiento de los resultados en el tiempo, señala, "la evidencia actual demuestra mejoría hasta los 12 meses. Pero la experiencia previa con técnicas quirúrgicas ablativas -que es lo que hace el HIFU, una ablación en un núcleo profundo del cerebro- nos dice que los efectos beneficiosos se mantienen, como mínimo, durante 5 años".

 

Mejora de la calidad de vida

Tras la intervención, los pacientes recuperan la capacidad para hacer actividades básicas para las que hasta ese momento estaban impedidos, lo que supone un gran impacto en términos de calidad de vida. Además, al igual que sucede con aquellos que se someten al tratamiento con cirugía, la intervención permite una reducción de los fármacos. No obstante, apunta el Dr. Martínez, "no recomendamos retirarlos del todo, especialmente en el caso de la enfermedad de Parkinson, ya que hay aspectos no motores como la fatiga o la depresión que necesitan tratamiento".

 

Una técnica en alza

De los aproximadamente 60 pacientes que ya se han tratado con esta técnica en HM CINAC, 40 padecían temblor esencial y 20 enfermedad de Parkinson. Para el Dr. Martínez, "no cabe duda de que esta va a ser una técnica pujante en los próximos años, especialmente dada la creciente evidencia de publicaciones que demuestran su eficacia en distintas dolencias. 

En HM CINAC hemos contribuido a ello con la reciente publicación en la revista más importante de Neurología a nivel mundial, The Lancet Neurology, y estamos muy orgullosos de que nuestro trabajo abra una nueva vía para ayudar a pacientes con temblor y enfermedad de Parkinson en todo el mundo".

 


To Top